La plegarias fueron atendidas.

Los milagros existen. Los Vikingos de Minnesota consiguieron -y arrebataron- su pase a la final de la Conferencia Nacional. Vencieron, en el último segundo del partido, a los Santos de Nueva Orleans

El marcador iba 24-23 al final del cuarto cuarto. Nueva Orleans tenía, por así decirlo, su pase asegurado. Stefon Diggs se encargó de arrancarles el sueño.

Mientras tanto, a Marcus Williams se le olvidó cómo defender.

Y hay que repetirlo, fue milagroso

¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios