El futbolista quiso darle un balonazo al reportero, pero por suerte, y gracias a su falta de puntería, salió ileso.

Si el reciente nivel futbolístico del colombiano Darwin Quintero fuera de aplaudirse, podríamos perdonarle –la verdad no- el desatinado gesto que tuvo hacia un reportero.

El futbolista del América quiso darle un balonazo –y con eso además demostró su falta de precisión- al reportero de ESPN, Marcelino Fernández del Castillo, quien al darse cuenta de lo que pudo haberle sucedido, solo se encogió en hombros.  Por suerte, y gracias a la falta de puntería de Darwin, el rostro del reportero no terminó estampado en la lente de la cámara.

En redes sociales la actitud del colombiano fue tachada de "reprobable", "lamentable" y "cobarde".

La desatinada broma tendrá consecuencias. Según el diario Récord, al colombiano podría costarle ausencias en el terreno de juego.

                               

¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios