Los hermanos Fabián Ortega los producen desde hace más de 8 años.

Estos alebrijes, creados por los hermanos Fabián Ortega, no lucen garras, ni patas. En su lugar, podrás encontrar unas minuciosas botitas talladas a mano, el sello de la casa.

Este par de jóvenes oaxaqueños llevan más de 8 años dedicándose a la elaboración de estas criaturas desde su taller “Una inspiración de mi vida”, en San Martín Tilcajete, en los Valles Centrales del estado. Durante su trayectoria han sido reconocidos en diversas ocasiones y por diferentes instituciones.


Y no es para menos. Los trabajos de Victor y Enrique empiezan con la selección de la madera a utilizar y terminan con el tallado y decoración de la misma.

Algunos de los tintes que utilizan para la decoración son extraídos naturalmente, ya sea de la grana cochinilla o de plantas, pero dado que no todos los colores se pueden extraer de manera natural, se apoyan más en las pinturas prefabricadas para sus vibrantes diseños. 

Además, estos alebrijes están decorados detalladamente. 


Los jóvenes llaman a sus creaciones "sueño creativo".

¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios