Elon Musk aspira a utilizarlo para llevar personas a la Luna y Marte.

Este martes podría ser histórico, pues ha despegado el Falcon Heavy, cuyo objetivo de este viaje es probar si el cohete puede servir para llevar al espacio nuevos satélites e incluso en un futuro "transportar humanos al espacio y recuperar la posibilidad de hacer misiones tripuladas a la Luna o Marte".

El Falcon Heavy está armado con tres propulsores y 27 motores. La capacidad de carga varía desde las 66 toneladas si el destino es la órbita de la Tierra, a las 17 toneladas si el objetivo es Marte.

Además de la expectación creada por el lanzamiento del Falcon Heavy, y como si no fuera suficiente, Elon Musk le puso la pimienta al platillo principal, llevando a bordo un Tesla Roadster rojo. Su coche insignia no tiene ninguna función especial, más allá de la publicidad impagable para Tesla, compañía también de Musk.

Más allá del golpe mediático que esto ha generado, lo relevante de este tema es el costo de la misión del Falcon Heavy, que es de 90 millones de dólares. En comparación con los viajes espaciales, es de bajo costo.


¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios