Porque no puede dejar de ser incorrecto.

El presidente Donald Trump lo ha vuelto a hacer: profirió un insulto racista en un homenaje a nativos americanos.

El homenaje era a los veteranos nativo americanos que pelearon en la Segunda Guerra Mundial. Y el discurso llevaba buen camino: “Yo solo quiero darles las gracias porque son personas muy, muy especiales. Estuvieron aquí mucho antes que cualquiera de nosotros”.

Y luego, falló. “Aunque tenemos una representante en el Congreso quien, dicen, también estuvo aquí hace mucho tiempo. Le decimos Pocahontas”.



Se refería a Elizabeth Warren, senadora del estado de Massachusetts y fuerte opositora del régimen de Trump. La congresista asegura tener ascendencia indígena cherokee y delaware.

Sin embargo, Donald Trump (y otros) pone esto en duda y dice que se trata solamente de una farsa con la que intenta ganar empatía entre los americanos.

¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios