Respuestas a todas tus dudas.

El día de hoy, la Cámara de Senadores aprobó la Ley de Seguridad Interior. Posiblemente has escuchado mucho al respecto de esta legislación, pero no entiendes muy bien qué es o por qué es relevante. Aquí te explicamos.

Esta ley plantea cambiar la estrategia de seguridad que actualmente tiene el país. Esto, frente al panorama más violento que ha vivido el país en los últimos 20 años. De manera que suena evidente que sí debemos hacer algunos cambios para mejorar la seguridad en México.



Además, son ya varios los gobernadores que declaran que sus policías locales no tienen la fuerza, la capacidad para combatir al crimen organizado.

La iniciativa de los diputados César Camacho (PRI) y Roberto Gil Zuarth (PAN) tiene, sin embargo, algunos detractores. El colectivo #SeguridadSinGuerra, integrado por activistas, ONGs y analistas, es una de las principales voces en contra.

Las mayores críticas son:

Otorgarle el poder al Ejército

Desde que en México se pelea la guerra contra el narcotráfico, el Ejército ha tenido que dejar los cuarteles para atacar este problema.

Sin embargo, “en los últimos tres años hemos sabido de entre 21 y 24 personas ejecutadas extrajudicialmente, cuya evidencia apunta a la presunta participación del Ejército en ellas”, como apuntó el periodista Javier Risco.

Ahí está el problema con que las Fuerzas Armadas del país salgan a las calles: han probado convertirse en un mayor problema y, en ocasiones, violentar los derechos humanos de la sociedad civil.


El presidente puede hacer uso de las Fuerzas Armadas cuando lo considere

“Incluyen definiciones como: la contención, la prevención, investigación de posibles amenazas a la seguridad interior. Entonces básicamente lo que tenemos es una ley que permite al presidente de usar al Ejército con cualquier propósito, en el lugar que él decida sin, además, tener ningún tipo de rendición de cuentas. “, explicó Catalina Pérez Correa, experta del CIDE.

Definiciones amplias y ambiguas sobre qué es “seguridad interior”

Como lo explicaba el punto anterior, esta ley es muy ambigua en cuanto a qué casos son aplicables para llamar a las Fuerzas Armadas, así como los casos en los que pueden intervenir.

"Una definición sumamente amplia y ambigua de seguridad interior que permitiría configurar, prácticamente, cualquier conducta como un riesgo a la misma, para lo cual no habría criterios objetivos sino una facultad discrecional genérica", es  la preocupación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en cuanto a esta ley.

¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios