No hay duda de que el amor cabe en cualquier situación.

La persecución policial tuvo un final de telenovela. En Montebello, California, una pareja fue protagonista de un intento de escape a bordo de una pick-up blanca que fue reportada como robada.

La conductora detuvo el vehículo tras dos horas de persecución. Bajó con las manos en alto; su acompañante aprovechó el momento para despedirse. La tomó por la cintura y le robó un beso. Suponemos que fue para sobrellevar lo que ocurriría más adelante.


¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios