Terminó arrestado.

Posiblemente todas las personas hagan cosas extrañas o graciosas cuando están borrachas, pero creemos que este hombre ruso le ganó a todos. Y, aunque lo único que sabemos es cómo terminó su fiesta, no nos deja de impresionar lo que hizo.

El hombre robó un tanque militar, con el que se dirigió a una pequeña tienda para comprar (o robar) una botella de vino. En el camino, chocó un auto y terminó estrellando su vehículo con el comercio.

La policía, por supuesto, tuvo que arrestar al hombre, quien ni así soltó su botella.

Los sucesos se dieron en la ciudad de Apatity, dentro del Círculo Polar Ártico.

Este video documenta los destrozos que la borrachera de este hombre dejó.


¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios