Se llama Wang Fuman, y a diario camina cuatro kilómetros y medio para llegar a su escuela.

La fotografía de Wang Fuman con el cabello congelado se viralizó de inmediato. Los niños al fondo ríen, pero es probable que no sepan que este niño de ocho años recorre 4.5 kilómetros -una hora y media de caminata- para llegar a su colegio ubicado en el poblado de Xinjie, al sur de la provincia de Yunnan. Esta hazaña, incomparable a las de Ricardo Anaya, la lleva a cabo a una temperatura de nueve grados bajo cero.

Según el diario El País, vive con su abuela  y una hermana mayor en la localidad de Zhaotong, una zona rural de la provincia de Yunnan, al sur de China. Hace meses que no ve a su padre, y su madre, los abandonó.

En otra fotografía se muestra el desgaste de sus manos.


PEOPLES DAILY.

El hecho, documentado por uno de los profesores de la escuela y dado a conocer por Thepaper.cn, ha movilizado a la gente con muestras de apoyo, se han ofrecido a hacer donaciones de ropa para combatir las bajas tempraturas. Las autoridades de Yunnan se han comprometido a llevar a cabo una campaña para recibir la ayuda.


¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios