Mira quién ganó.

En Japón tres jugadores profesionales de fútbol, Yosuke Ideguchi, Hotaru Yamaguchi e Hiroshi Kiyotake se enfretentaron a un aguerrido grupo de 100 niños. La formación del ejército infantil fue de 30-30-30-10

Cualquiera podría pensar que poner a 100 niños contras tres jugadores profesionales -pertenecientes a la selección de Japón- fue una idea exagerada. ¿Subestimaron a los niños? Tal vez. Los tres seleccionados mantuvieron el control del partido.  

La verdad es que solo ganaron por la altura.


¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios