Las personas parecen muñecos de nieve.

Sabemos que en estos momentos hasta te da frío para ir al baño. Temes sentarte en el retrete. Deja de preocuparte. En Rusia, en la localidad de Oimiakón al este de Siberia, la gente va al baño a -52°C, aunque los últimos días la temperatura ha descendido a -62°C.

Se les han congelado hasta las pestañas.

Según Verne, quienes contactaron a los responsables de la web oficial de turismo oymyakon.ru en 2017, la vida de los habitantes de Oimiakón en estas temporadas es complicada: las cañerías se congelan, los entierros se complican, los automóviles son guardados en garajes con calefacción, nadie escribe porque la tinta de los bolígrafos se congela.

¿Una ventaja?

Las casas no necesitan nevera. Si dejan los alimentos en el porche se congelan”.

El termómetro digital instalado hace un año –y que es parte de las atracciones del lugar- se quebró.


Imagen: @sivtseva9452, Ykt.ru


Imagen: Petr Chugunov

¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios