Pero tiene un final feliz.

Nadie sabe cómo es que en México decidimos nombrar a los oficinistas bajo el apodo de "Godínez", pero sabemos qué son aquellas cosas que los caracterizan. Una de ellas, por supuesto, son los tuppers.

Esta semana, una de las peores tragedias godín le dio la vuelta al internet con una simple secuencia de fotografías.

Al parecer, todo comenzó con este “típico” letrero pidiendo que se regresara o pagara una botella de agua.

Sin embargo, alrededor de ese mensaje, empezaron a aparecer otros tantos, haciendo burla del primero.

La historia se volvió tan viral, que la misma marca creadora de la botella, Tupperware, contestó y mandó un regalo a la oficina en cuestión.



¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios