Al parecer, el community manager del Sevilla sufre de dislexia.

Hasta el más mínimo detalle importa. El Sevilla llevó a cabo en redes social la presentación oficial de Miguel Layún al equipo, acompañada  de una pequeña, pero notable,  pifia.

El equipo español solo se complicó su existencia. Incluyeron en la fotografía de presentación algunos datos relevantes acerca del jugador: su nombre completo, fecha de nacimiento, nacionalidad, y hasta la banderita de su país (de México, por sí no sabes de dónde es Layún).

Sin embargo, aunque fue un bonito gesto, les salió mal. Invirtieron los colores de la bandera.


Mientras el jugador en un video expresaba sus sueños y aspiraciones para este nuevo paso en su carrera: “Mi objetivo es luchar. Sé que hay jugadores de mucha calidad, pero quiero aportar lo que pueda, aprender de todos ellos y hacer mi mejor versión día a día”. El Sevilla se disculpaba por el error cometido.

Algunos tomaron el error con mucha calma

El chiste es que juegue, ¿no?

Pero las exigencias se presentaron

Algunos aprovecharon para sacar frustraciones

Pero hubo quien le dio un giro -literal- al problema


¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios