No tenía recursos y estaba solo en la capilla.

La esposa de don Ramón falleció luego de haber pasado algunos días internada en el Hospital General de Saltillo. Él no tenía los recursos para el velorio o los servicios funerarios y se encontraba casi solo en la capilla donde velaba a su esposa. 

En tan solo unas horas, le llegó ayuda de saltillenses que ni siquiera lo conocían, pero quisieron mostrar su apoyo. 

Sandra Pineda dio a conocer la historia a través de su cuenta de Facebook con esta publicación:

Se compartió al menos unas mil veces y, a través de los comentarios, los saltillenses comenzaron a mostrar su solidaridad con el adulto mayor.

En el momento de esta primera publicación solo había tres personas en la capilla en la que se veló a “doña Mary”: su esposo, su hijo y una vecina.

Poco a poco, los saltillenses comenzaron a llegar al lugar no solo con flores, sino con comida para que la familia cenara y con  apoyo moral para ellos.

Hasta en el funeral de doña Mary, muchas personas se unieron en la pérdida de don Ramón.

¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios