Era bonito ser niño y tener una pizca de inocencia.

Era bonito ser niño y tener una pizca de inocencia, o tal vez no éramos tan inocentes. Quién puede recordarlo.

Seguramente el niño que verás a continuación no recordará en unos años cuando se estrelló con una pared por haberse distraído con un poco de publicidad.

Mientras el niño viajaba en bicicleta quién sabe a dónde, se atravesó en su camino un autobús con imágenes inquietanes –al menos para él- de un club privado de striptease.

El “oh la lá” que exclama el niño al inicio del video debió haber sido una advertencia para sus padres sobre lo que sucedería después

¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios