Y uno de ellos pudo haber sido Ramón Valdés.

Desde hace 23 años el Necaxa había sufrido un apagón, hasta el día de ayer cuando lograron ganar –gracias a un asombroso autogol al minuto 86- la final de la Copa MX. “Ser necaxista significa aceptar el riesgo y la paciencia”, escribió Juan Villoro. Y sí, significa aguantar, como los aficionados al Cruz Azul, que tu equipo está más próximo al fracaso que a la victoria, porque “elegir un equipo es elegir un destino”.

Mientras el Necaxa festejaba con alegría su título

En redes sociales la gente –tal vez con enojo- se cuestionaba quiénes eres los únicos tres necaxistas que festejarían el logro de su equipo

Aunque solo de uno estuvieron seguros que le alegraría la noticia




¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios