El video, hay que decirlo, no revela ni aporta nada a la historia del niño que con su guitarra conmovió a millones de personas en el mundo, hasta en Japón y en China. Sin embargo, es un pretexto más para seguir recordando a la abuelita Coco. El videoclip de dos minutos es un rápido viaje por los escenarios que nos estremecieron durante toda la película. Al final -¡spoiler!- hace una aparición Miguel.

¿Tu reacción?


También podría interesarte

Comentarios